Construir Armonía en un mundo de Violencia

La violencia no es un fenómeno aislado, es un problema que afecta a todos y a todas. La sociedad enfrenta graves problemas por los niveles de agresión, inseguridad, descalificación, discriminación de unos a otros, que se traducen en una profunda desconfianza e incertidumbre sobre el futuro.

Sin embargo, tendemos a ver la violencia fuera de nosotros y nosotras, como eventos que nos aterrorizan ligados a situaciones de crimen organizado, narcotráfico, vandalismo, o bien de violencia en la calle, pero no nos cuestionamos si de manera personal contribuimos a generar y reproducir la violencia a través de conductas que se han vuelto parte de nuestra práctica cotidiana en nuestro entorno inmediato.

Beneficios de una cultura de  Paz

  • Entender las diferencias entre hombres y mujeres que se traducen en actitudes violentas, para poder modificarlas en conductas equitativas y en una mejor convivencia.
  • Reconocer las creencias sobre el tema y entender su comportamiento.
  • Saber cómo construir relaciones, equitativas, plenas, satisfactorias y sin violencia.
  • Conocer los distintos tipos de violencia para poder identificarlos y prevenirlos o impedirlos.
  • Construir un mundo mejor para nosotros y nuestros hijos e hijas, a través de:
    • Observar nuestra propia violencia, es decir desnaturalizarla.
    • Conocer y aplicar nuevas formas de resolución de conflictos.

 ACTITUDES Y HABILIDADES A DESARROLLAR